Seleccionar página

Ser autónomo en España, comparativamente hablando con su entorno, es peor que una maldición gitana. A pesar de ello, el 19% de la población activa española es autónoma

Según la revista Forbes, Francia es un país que apoya seriamente al emprendimiento gracias a que los trabajadores no tienen que pagar cuota durante el primer año y, por el contrario, tienen derecho gratuito de asistencia sanitaria, jubilación, incapacidad temporal y pensiones de viudedad e invalidez.

Con el sistema inglés el trabajador autónomo solo paga entre 13 y 58 euros y el IVA lo abona al finalizar el año fiscal y dependiendo de su facturación.

En Italia solo se paga en función de las ganancias llegando a un máximo del 20% de lo cobrado. Portugal no tiene cuota ni obligatoriedad en el pago del IVA aunque el porcentaje está en torno al 24,5 % de los ingresos anuales.

Pero lo de España es absurdo, y eso a pesar de las nuevas medidas del gobierno para el emprendimiento mediante las cuales solo pagas 53 euros al mes durante el primer semestre… ¡Pero eso es mucho más de los 50 euros que pagan los holandeses al año!

En España puedes iniciar un negocio y no llegar al umbral de rentabilidad durante el primer año y aún así debes pagar religiosamente. Y si tu negocio fluctúa de un año para otro, como pasa con la inmensa mayoría de los artistas que nunca saben lo que les va a pasar dentro de seis meses, da igual. A pagar los 260 euros y la trimestral de IVA e IRPF.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Info cookies

ACEPTAR